¿Puede mi infancia chilena luchar contra los residuos plásticos?

Cuando yo crecía en los años 80 en Santiago, Chile, durante la dictadura de Pinochet, la calidad del aire era un problema ambiental muy común en nuestras vidas. Determinó si podríamos conducir ese día, cuántos hospitales habría, si tendríamos o no educación física en la escuela.

El calentamiento global es inaudito. El plástico ha sido nuestro amigo: un material barato, versátil y duradero que nos permite jugar, movernos y hacernos la vida más fácil. Nunca esperábamos que su durabilidad se convirtiera en un problema.

Durante esos años políticamente turbulentos en el país, mi infancia estuvo marcada por una reconfortante rutina. Todavía teníamos cuatro estaciones reconocibles, con inviernos grises y lluviosos y días de verano largos y calurosos. Los domingos mi familia almorzaba en el departamento de mis abuelos: arroz blanco y pavo con puré de manzana, helado en caja y «dulces chileños» de postre, y Coca-Cola o jugo embotellado para beber, un regalo especial. Solo los fines de semana.

En mi casa, entre algunas de las responsabilidades domésticas de mi padre, estaba el encargado de las botellas reutilizables. Recuerdo con qué diligencia llenó una caja de ellos en la lavandería y los vigiló para asegurarse de que recibiéramos cada botella de PET (tereftalato de polietileno) o de vidrio que solíamos comercializar.

En aquellos días, la decisión de utilizar botellas retornables no estaba necesariamente impulsada por la conciencia medioambiental o las finanzas. Así era como se hacían las cosas. Comprar líquidos significaba planificar con anticipación, devolver las botellas vacías a nuestro almac local (abreviatura de almacán o tienda de comestibles), que luego se convirtió en Econo y luego en Lidar (adquirida por Walmart en 2009). Mi papá insertaba las botellas una por una en la boca de la máquina expendedora inversa y obtenía un boleto. Luego, cuando lleva la caja llena de bebidas frescas a la caja, presenta el ticket y obtiene el descuento.

READ  Chile mira a China para impulsar su economía más allá de las materias primas

En 1989, Chile celebró sus primeras elecciones presidenciales en 20 años. La democracia regresó y surgió una nueva sensación de libertad. El país no sólo experimentó importantes cambios políticos y sociales, sino que también experimentó un crecimiento económico que fomentó el crecimiento y el consumo. Pronto, ir al supermercado se convirtió en una extravagante salida familiar con música alegre, ofertas especiales anunciadas por parlantes y «mascotas» peludas que abrazaban y asustaban a los niños. Los estantes que antes eran predecibles ahora muestran nuevas marcas y envases más elegantes.

En aquellos días, la decisión de utilizar botellas retornables no estaba necesariamente impulsada por la conciencia medioambiental o las finanzas. Así era como se hacían las cosas.

Con todas las nuevas opciones, el comportamiento del consumidor también ha cambiado, las compras impulsivas se han convertido en la norma para muchos chilenos y la planificación anticipada ha quedado en el camino. Las máquinas expendedoras de botellas han desaparecido de los supermercados debido a los altos costos de mantenimiento y la necesidad de personal adicional para manipular las delicadas botellas de vidrio. Empezamos a comprar artículos de plástico de un solo uso. La vieja canasta roja de nuestra familia nunca volvió a salir de casa.

Originariamente el plástico no era de un solo uso. La baquelita, el primer plástico sintético inventado en 1907, fue anunciada por los especialistas en marketing como «un material con mil usos». Su símbolo era el símbolo del infinito. Pero de alguna manera, la promesa de hacer la vida más fácil se convirtió en un estilo de vida.

Desde entonces, la producción mundial de plástico ha aumentado considerablemente, duplicándose a más de 450 millones de toneladas anuales en las últimas dos décadas. Contribuye al cambio climático a través de las emisiones de gases de efecto invernadero y afecta desproporcionadamente a las comunidades marginadas que viven cerca de sitios de producción y desechos de plástico. Una gran cantidad de residuos plásticos acaban en el océano. Según la Fundación Ellen MacArthurUna organización con sede en el Reino Unido que aboga por una economía circular.

READ  Los 30 mejores Veet Crema Depilatoria capaces: la mejor revisión sobre Veet Crema Depilatoria

Si seguimos la trayectoria actual, podría haber más plásticos que peces en el océano para 2050. Estos desechos destruyen los hábitats marinos y ponen en peligro a las especies. Plantea amenazas a la salud humana a lo largo de la cadena alimentaria y afecta a las economías del turismo, la pesca y la acuicultura.

Actualmente, el 50% del plástico producido en el mundo se utiliza una sola vez. Si sólo se reutilizara el 10% de nuestros plásticosDesviamos la mitad de los residuos plásticos que arrojamos al océano cada año.

Chile, la situación está cambiando nuevamente y ayudará a mostrar el camino. Allí, en 2012, un empresario llamado José Manuel Moller recuperó las antiguas máquinas expendedoras dándoles un nuevo giro. Para las familias de bajos ingresos que viven día a día en Chile, los alimentos básicos no perecederos como el arroz se han vuelto inasequibles cuando se venden en bolsas de plástico preenvasadas de un kilogramo. Estas familias tuvieron que comprar bolsas más pequeñas, a un costo por gramo significativamente mayor; en efecto, un «impuesto a la pobreza».

Para solucionar el problema, la empresa de Moller algramo Comenzó a distribuir productos como arroz, frijoles, lentejas, azúcar y detergente para ropa en envases retornables, instalando máquinas expendedoras en pequeñas tiendas de comestibles locales para distribuir los productos. Esto hizo que los productos básicos fueran asequibles. Ha ayudado a las pequeñas empresas y a los consumidores de bajos ingresos a reducir los residuos plásticos.

A lo largo de los años, Algramo ha ampliado su alcance desde lugares tan lejanos como Chile hasta los supermercados del Reino Unido y, recientemente, Moller recibió uno de los reconocimientos medioambientales más importantes de las Naciones Unidas: el premio Campeón de la Tierra. Chile ha promovido aún más la reutilización a través de nuevas regulaciones como la Ley de Plásticos de un Solo Uso de 2022, que no solo prohíbe utensilios desechables como tenedores, cuchillos, pajitas, platos y vasos, sino que también obliga a los supermercados y tiendas de conveniencia a ofrecer y recibir botellas reutilizables. .

READ  Los 30 mejores libro de firmas bodas capaces: la mejor revisión sobre libro de firmas bodas

Mientras trabaja Acuerdo de Plásticos de Chileárea Red global de contratos de plásticosAl vincular iniciativas nacionales y regionales para implementar soluciones hacia una economía circular para los plásticos en respuesta a los desechos plásticos y la contaminación global, aprendí que el problema no son los plásticos, sino la forma en que los usamos. Por eso el objetivo es crear una nueva economía del plástico que permita que este material de larga vida circule sin cesar, sin llegar nunca a los vertederos ni ensuciar nuestros océanos. El reciclaje por sí solo, que representa sólo el 9% de los residuos plásticos de Estados Unidos, puede no ser suficiente. Los envases reutilizables son clave.

Veo un rayo de promesa.

En los EE. UU., organizaciones sin fines de lucro, etc. río arriba Empresas como tierra azul Liderando el impulso hacia los envases reutilizables. Luego de las conversaciones en Kenia, Francia y Uruguay la semana pasada, representantes de 175 países se reunieron en Canadá para avanzar en un acuerdo legal global para poner fin a la contaminación plástica. Una parte central del documento deberían ser los estándares reutilizables para la escalabilidad global y sus posibles mecanismos de financiación.

Para mí, el reciclaje me conecta con mi infancia chilena, cuando la vida era más sencilla y seguía un ritmo diferente. Es hora de volver al simbólico nido rojo.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

IN Iguazú Noticias