Gabriel Boric lucha por aumentar la magra pensión de Chile

cuando jacobino En un principio Rosario Ramírez se acercó a Zúnica para una entrevista y él respondió que estaría libre después del trabajo. «Pararé cuando termine mi trabajo porque tengo que trabajar hasta morir y la pensión no es suficiente», escribió en un mensaje de WhatsApp.

Zúñiga actualmente trabaja como vendedor en una empresa de limpieza de cristales de Santiago llamada Clean Eastwood. Durante sus más de cuarenta años de carrera, Zúñiga ha desempeñado varios trabajos ocasionales, incluidos ventas y campañas políticas. A los sesenta y tres años, quiere jubilarse, pero no puede: su pensión asciende a 190.000 pesos chilenos (menos de 200 dólares) al mes, menos de la mitad del salario mínimo.

«Está por debajo del umbral de pobreza», dice. «Ningún hombre puede vivir de ello».

Zúñiga es uno de los sesenta y tantos que luchan por sobrevivir bajo el régimen de pensiones privatizado de Chile. Una reliquia de los diecisiete años que vivió el país bajo la dictadura de mano de hierro del general Augusto Pinochet, quien derrocó al presidente democráticamente elegido Salvador Allende en 1973, los trabajadores chilenos deben pagar el 10 por ciento de sus salarios a las administradoras de fondos de pensiones (españolas, AFP). , que reinvierten sus ahorros en el mercado privado. Aunque el sistema genera mucho dinero para el capital extranjero, les ha dado a los chilenos muchas menos pensiones que a sus vecinos.

El presidente izquierdista Gabriel Borik, elegido en 2021, ha hecho de la reforma del sistema de pensiones una prioridad legislativa, aprovechando una ola de descontento por la desigualdad que ha visto a más de tres millones de manifestantes salir a las calles. En 2022, pocos meses después de asumir el cargo, propuso un proyecto de ley de reforma de las pensiones que, junto con la reforma tributaria, sería la pieza central de sus planes políticos. En su forma original, el proyecto de ley habría aumentado las contribuciones de los empleadores y habría creado un fondo de solidaridad adicional para las familias pobres, al tiempo que habría reducido el papel de las AFP.

READ  Importante semana en Chile por crímenes autoritarios

Sin embargo, el proyecto de reforma ha sido desmenuzado poco a poco por la derecha, que tiene mayoría en ambas cámaras del parlamento, respaldada por intereses empresariales y cabilderos corporativos.

“La paradoja es que en 2019 los mismos parlamentarios se abrieron [some parts of the reform, such as the solidarity fund]Hoy no está abierto a eso y está más cerca de la extrema derecha», dijo Giorgio Jackson, ex ministro de desarrollo social de Chile y líder del movimiento estudiantil que desató la guerra hace dos años. jacobino.

El mes pasado, la asamblea de Chile votó a favor de promulgar un proyecto de ley de pensiones. Pero muchos en la izquierda dicen que la versión que se debate actualmente omite cambios clave y no aborda cuestiones fundamentales.

Rodrigo Redic, abogado y miembro del Partido Liberal de centro izquierda y miembro de la coalición gobernante Apruebo Dignidad de Boric, dijo que la «parte central» de la reforma -un aumento del 6 por ciento en las contribuciones mensuales a las pensiones, pagadas por los empleadores, de la cual la mitad se destinará a un fondo de solidaridad para los pensionistas más pobres. «Tratar de establecer un Estado de bienestar en el país más neoliberal del mundo es una tarea enorme», afirmó. «En términos de combate, la reforma de las pensiones y la reforma fiscal son las dos únicas grandes huellas que este gobierno puede dejar atrás».

Jorge Hein, ex embajador de Chile que sirvió en China, India y Sudáfrica, estuvo de acuerdo. «Están haciendo lo que pueden, pero la resistencia es tan fuerte que están decididos a evitarla», afirmó. «Es una cuestión de identidad para el gobierno y, en cierto modo, es decisiva».

La reforma de las pensiones fue una de las principales demandas de las protestas de 2019 brutalmente reprimidas por el gobierno de derecha del fallecido presidente Sebastián Piñera, quien murió en un accidente de helicóptero este 6 de febrero.

El líder laborista Luis Messina explicó que a pesar de los levantamientos populares desde 2016, ninguno de los últimos tres gobiernos, incluido el de Boric o el de la centroizquierda Michelle Bachelet, había podido aprobar una reforma significativa de las pensiones. Dice Messina, fundador del movimiento “No + AFP” (No Más AFP) jacobino: «Al final, los tres han sucumbido al poder de los mercados financieros».

READ  Chile es uno de los 10 mejores lugares para visitar en 2024

El sistema actual fue creado en 1981 bajo el gobierno militar, cuando el sistema público de pensiones fue reemplazado por un sistema privatizado. Fue parte de las medidas neoliberales que incluían reformas en la educación y otros servicios sociales. De Margaret Thatcher a George W. Aclamado por figuras de derecha que se remontaban a Bush, Chile fue presentado como un modelo en 2003 cuando intentó reformar el sistema de seguridad social estadounidense, que puso mucho dinero en los bolsillos de los empresarios extranjeros. Entre ellos el más rico de América es Chile. como Los New York Times Anunciado en 2016, Tres de los seis mayores fondos de pensiones privados de Chile están administrados por empresas extranjerasSólo gestiona 171 mil millones de dólares.

«Los capitalistas chilenos y extranjeros cuentan con la humanidad y la fuerza laboral de los trabajadores chilenos para expandir su riqueza fuera del país», dijo Messina. «Para un país pequeño como este, se asignan más de 90 mil millones de dólares al extranjero».

En Chile, sin embargo, esta inversión en el mercado de capitales no generó pensiones más altas. La tasa de reemplazo (la pensión mensual realmente recibida como proporción del último salario mensual del trabajador) es del 20 por ciento. En 2016, Bachelet, líder de centro izquierda, aprobó un proyecto de ley para establecer una Pensión de Garantía Universal (PGU) financiada por varios impuestos para subsidiar pensiones más pequeñas. Incluso con este apoyo, las pensiones suelen estar por debajo del umbral de pobreza en uno de los países más caros de América Latina.

«Básicamente, gran parte del mundo fue engañado por un sistema creado bajo una dictadura militar en el remoto Chile», dijo Hein, ex embajador. jacobino. «Cuarenta años después, cuando llegan los resultados, todos nos damos cuenta de que fue un fraude».

READ  Última sesión del Taller de Periodismo Noviolento en Cerrillos, Santiago de Chile

La baja pensión afecta desproporcionadamente a las mujeres, explicó Patricia Lillo Reyes, portavoz del movimiento No+AFP, El Sesenta. Salario promedio de las mujeres en Chile 12 por ciento menos que los hombres para el mismo trabajo. Las mujeres también dedican más tiempo a cuidar a los niños y trabajar en la economía informal. «Es un sistema que nos condena por todos lados», afirmó.

Lillo dijo que estaba decepcionado con la propuesta del actual gobierno. «Boric y muchos otros llevaban camisetas del No + AFP» en las protestas, afirmó. «Pero hoy son parte del sistema neoliberal. Hacen lo que dice la derecha.

En enero, la agencia de noticias de investigación CIPER de Chile informó que varios miembros de la alianza de Boric, junto con otros líderes empresariales, se reunieron con el director general de AFP Cuba. Messina también se sintió vendida por la coalición gobernante. «Este gobierno les da más dinero a las AFP que Piñera», afirmó. «Esa es la ironía».

Muchas personas jacobino Consideró que reformar el sistema de pensiones equivalía a una guerra de Sísifo contra los chilenos ricos que controlan el poder económico y mediático.

«Aquí en Chile sólo entendemos la libertad desde un punto de vista neoliberal, no la igualdad desde un punto de vista republicano», dijo Reddick, miembro del Partido Liberal. «Usted es responsable de su jubilación».

«Estos planes de pensiones privados son organizaciones que financian a políticos de derecha», añadió Hein. «Cuando controlas 200.000 millones de dólares, puedes imaginar el nivel de influencia que tienes sobre los políticos».

Zúñiga, vendedor de Clean Eastwood, se encuentra luchando por restaurar las pensiones públicas como parte de un plan inconcluso para devolver la democracia al Chile posterior a la dictadura. «La democracia nunca llegó realmente», afirmó. «En realidad es una pseudodemocracia porque no podemos recuperar lo que hemos perdido en términos de seguridad social».

«Esa es nuestra decisión ahora».

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta

IN Iguazú Noticias