El hecho se registró en la noche de ayer en el barrio 300 viviendas de Iguazú, donde una mujer alertó a los uniformados que, momentos antes, observó a su vecino que reside en un tercer piso del complejo edilicio, arrojar a un perro al vacío.

Puerto Iguazú (IN). Inmediatamente una comisión policial se acercó al lugar y observó que el perro en cuestión presentaba una lesión. El acusado que efectivamente vive en un tercer piso, fue identificado como Carlos D. de 50 años de edad quien fue demorado preventivamente.

Posteriormente la dueña del animal fue ubicada y el perro quedó en su resguardo. Asimismo se labraron las actuaciones de rigor y por estas horas el hombre continúa demorado a disposición de la justicia.