Un producto cuyo costo es de $ 1.000, en Argentina vale $ 2.400 mientras que en Paraguay $ 1.700 2017-10-08T13:35:15+00:00
Un producto cuyo costo es de $ 1.000, en Argentina vale $ 2.400 mientras que en Paraguay $ 1.700

8 octubre, 2017 · Sociedad · COMENTARIOS: 0

“El encarecimiento de la economía argentina tiene consecuencias reales” afirma el economista Matías Tombolini en un informe que realizó sobre las dificultades para competir, de las provincias fronterizas y que presentó en los últimos días.

Esta exposición no hace más que poner en evidencia, en números, lo que en Misiones, se percibe en la experiencia cotidiana, donde los precios son percibidos como un 45-50% más bajos que los que rigen en la Argentina.

Cada vez es más evidente que a los comercios posadeños se les hace imposible competir con sus pares de Encarnación, Paraguay. Se refleja en este testimonio, que la limitación principal es la carga impositiva acumulada por distintos gobiernos anteriores, que asumen los que venden de “este lado”.

Por los impuestos, los productos llegan a incrementarse hasta en un 40%. Esta diferencia de costos, es uno de los factores determinantes que seducen a los consumidores comprar fuera del país, dejando muy poco margen a la teoría que lo relaciona con la costumbre y la naturaleza de incursionar del otro lado de la orilla.

La relación impositiva con Paraguay
En Argentina la presión tributaria supera el 30%, mientras en Paraguay se manejan niveles en torno al 18%. El IVA, se paga en nuestro país un 21% mientras que “enfrente” la alícuota asciende al 10%. En el caso del impuesto a las ganancias en Argentina se paga al 35% y en Paraguay es tan sólo el 10%. Son números más que contundentes.

Esta comparación que hace Tombolini, evidencia que son los precios más accesibles, que sin bien están sujetos a observaciones de calidad y de garantía, los que hacen más atractivos a los comercios vecinos, cuya rentabilidad tiene márgenes más flexibles debido al porcentaje de impuestos que asumen.

Diferencias pronunciadas
Con este escenario, que representa el informe del especialista en economía, “para que un local de Posadas tenga la misma rentabilidad que uno en Encarnación debe vender el producto un 40% más caro”. Basta una simulación de venta con resultados reveladores: computando todos los costos impositivos y cargas laborales hasta el consumidor final.

Según el aporte del comerciante local Diego Barrios, un producto que el fabricante vende a $ 1.000 pesos, y que para ser rentable en Argentina debe venderse a $ 2.428,51 pesos, en Encarnación se exhibe al consumidor en $ 1.708, 48 pesos. En este caso del hipotético producto de MIL pesos, la carga impositiva en Posadas sería de $ 627 pesos (Ingresos Brutos, padrón de comercio, débitos y créditos y el IVA), mientras que en Encarnación, el mismo producto pagaría solo $ 135 pesos de IVA.

Otro caso contundente se percibe en el relevamiento particular de algunos productos específicamente en Posadas y Encarnación llevan a resultados similares:

Una heladera LG side by side $ 49.000 pesos en Posadas contra $ 27. 900 en Encarnación (75% más caro en Argentina) o un Split de 3000 frigorías $ 9.100 contra $ 4.900 (102% más caro en nuestro país).

Cercanía
El informe de Tombolini realiza, en otro capítulo de su investigación, una comparación con la situación que se vive en Cuyo por el éxodo hacía Chile, pero hace la salvedad en la diferencia y el condicionamiento del traslado hacia el destino, considerado que no es lo mismo cruzar la cordillera en avión con todas las restricciones que esto conlleva (costos y documentación), que hacerlo en tren o en colectivo y de manera “más accesible y directa” por el puente Roque González de Santa Cruz.

Controles flexibles
Entre sus conclusiones, Tombolini manifestó respecto de los controles en nuestra frontera que “la tenacidad de AFIP para con el comerciante posadeño no se observa con igual intensidad en los controles de Aduana, agrandando la asimetría a ambos lados del Paraná: poca presión y regulación en Paraguay y poco control a la hora de entrar contra un sector comercial local asfixiado de impuestos y controles”

Definiciones de fondo
Puede apreciarse, en una simple y sencilla observación, que con este desequilibrio, la competencia no es equitativa para los comerciantes misioneros.

Lo alarmante, es que esta coyuntura ya no resiste la naturalidad propia de las situaciones incorporadas. No puede sostenerse con el paliativo que fomenta el consumo con plazos de financiación o masivas promociones que exhiban temporalmente rebajas en los precios. Más allá de estos aportes inteligentes, es necesaria una salida de fondo.

Amerita una revisión profunda que dote de herramientas que permitan competir en igualdad independientemente de la coyuntura. Son dos aristas inherentes las que intervienen en este esquema: la revisión de la carga impositiva y las respectivas consideraciones especiales para Misiones, inmersa en un 90% de límites fronterizos.

Costo laboral
"Un empleado en Encarnación cobra $ 8.000 por mes. Y la carga de aporte que tiene es del 10%. El sueldo de empleado de comercio en Posadas es de $15 mil, con aguinaldo y feriados, más vacaciones e indemnizaciones por despido", remarcó un integrante de la Cámara de Comercio de la capital de Misiones.

"Hace veinte años, en Encarnación no había más que unos locales. Hoy, con 100 mil habitantes, en la ciudad hay más de 11.000 comercios. En Posadas, que tiene 400 mil habitantes, hay 8000", advierten desde la misma asociación comercial.

En tecnología e indumentaria es donde más diferencia de precios hay. Celulares, computadoras y consolas de videojuegos, por ejemplo, cuestan el doble en Argentina en comparación con Paraguay.

COMENTARIOS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Los comentarios que Iguazú Noticias considere inapropiados podrán ser borrados.

IGUAZÚ