Suspenden la final por graves hechos de violencia 2018-11-26T12:42:52+00:00
Suspenden la final por graves hechos de violencia

25 noviembre, 2018 · Deportes · COMENTARIOS: 0

Lo que pasó en las inmediaciones del estadio de River fue un bochorno de proporciones siderales. Sin consensos básicos, la Argentina es un barco sin capitán y sin brújula. Estamos a la deriva y seguimos desaprovechando oportunidades. Está en nosotros revertir la situación.

 

CIUDAD DE BS. AS. (IN). No perdamos la objetividad: es muy doloroso lo que pasó ayer en las inmediaciones del estadio de River Plate; fue un bochorno de proporciones siderales. Una vez más, la Argentina dio pena. Un verdadero papelón global. Sin embargo, la Argentina no es solamente eso: es un país lleno de expresiones culturales, científicas, artísticas y también deportivas de las que con absoluta justicia nos podemos sentir muy orgullosos. Tenemos, qué duda cabe, que trabajar mucho para que nunca más vuelvan a ocurrir aquellos episodios de violencia, desidia y descontrol. Pero de nada sirve si perdemos el sentido de las proporciones y caemos en exageraciones innecesarias.

¿Qué podemos aprender del desastre que vivimos ayer? Lo más importante es que el Estado argentino fracasa en brindar un bien público esencial como la seguridad. Es obvio que todos los días tenemos evidencias permanentes de este déficit, pero todo “el operativo de inseguridad” en torno de la frustrada final de la Copa Libertadores es un caso perfecto, de libro de texto, de la incapacidad del Estado de garantizar la seguridad del conjunto de la ciudadanía. Ya durante la semana habíamos tenido otra manifestación absurda y frustrante de barbarie e impotencia con la violencia desatada en la cancha de All Boys, incluyendo gravísimas manifestaciones de antisemitismo. Pero lo de ayer, dada la trascendencia del partido, es mucho más difícil de comprender: si había que mostrar que éramos capaces de garantizar condiciones mínimamente razonables para que se desarrolle este espectáculo sin grandes sobresaltos era justamente en este caso. A días de que se desarrolle la cumbre del G-20. A dos semanas de que el presidente Macri pidiera que en ambas finales hubiera público visitante. Y con la mirada atenta del mundo deportivo entero, que hasta ayer se preguntaba cómo podía ser posible que un país estancado hace más de un lustro, con un tercio de la población pobre y que carece de recursos para pagar sus obligaciones externas pretendía coorganizar el Mundial del 2030 y las Olimpiadas del 2032. Tal vez lo bueno de lo malo que vivimos ayer es que nadie tendrá por mucho tiempo el descaro de seguir proponiendo semejante despropósito.

Si el Estado argentino solamente fracasara en materia de seguridad ciudadana, sería algo preocupante pero solucionable: con un plan estratégico, recursos financieros, cooperación internacional y voluntad política en un tiempo prudencial podríamos mejorar nuestros estándares en la materia. Pero todo el funcionamiento del Estado, a nivel federal, provincial y local, debe mejorar muchísimo. Fracasamos también en materia de educación, salud, justicia, infraestructura física y cuidado del medio ambiente. No tenemos una burocracia calificada ni mucho menos bien remunerada. Carecemos de planificación estratégica y de horizontes temporales de mediano y largo plazo. La inmediatez, las urgencias y la improvisación imperan en la esfera pública, mezclado con los caprichos y las negaciones de los gobernantes de turno.

TN

COMENTARIOS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Los comentarios que Iguazú Noticias considere inapropiados podrán ser borrados.

IGUAZÚ