Pese a la promesa de inversión, gremios anticipan que impedirán las operaciones de las “low cost” 2016-12-28T07:48:16+00:00
Pese a la promesa de inversión, gremios anticipan que impedirán las operaciones de las “low cost”

28 diciembre, 2016 · Turismo · COMENTARIOS: 0

Los planes de las compañías aéreas interesadas en hacerse de nuevas rutas chocaron de lleno con la oposición de los sindicatos del sector, que denunciaron una futura precarización laboral y hasta cuestionaron el origen de los fondos de algunas firmas, como FlyBondi. Detalles de una jornada caliente

[dropcap]E[/dropcap]l ambiente de tensión que se preveía, finalmente derivó en una batalla en la que primó la "artillería pesada".

En el marco de la audiencia pública promovida por la Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) para exponer los planes de las aerolíneas de bajo costo -o "low cost"- que buscan operar en la Argentina, los gremios se plantaron y anticiparon que impedirán los nuevos servicios.

Incluso, fueron un paso más allá y amenazaron con medidas de fuerza si el Gobierno acota el rango de operaciones de Aerolíneas Argentinas y Austral.

El evento, que arrancó en horas de la mañana del martes en el Teatro de la Ribera, comenzó con la exposición de los principales ejecutivos de FlyBondi, Alas del Sur, Avian, Andes y American Jet. Estas son las compañías que solicitaron rutas a explotar dentro del mercado doméstico.

En la previa, un vallado colocado para bloquear potenciales desmanes, sumado a un grupo de policías desplegados en las inmediaciones del lugar, encendieron la temperatura entre los cientos de militantes de los sindicatos aeronáuticos que se acercaron hasta el barrio de La Boca para expresar su oposición a las "low cost".

De la apertura de la audiencia tomó parte Guillermo Dietrich, ministro de Transporte y principal impulsor de los "cielos abiertos" que alienta el macrismo.

El funcionario aseguró que la Argentina recibirá hasta u$s1.700 millones en inversiones en el lapso de cuatro años, producto del desembarco de estas empresas.

"Se invertirán acá y estas compañías lo harán efectivo trayendo aviones y registrándolos en nuestro país", afirmó.

A estas declaraciones le siguieron los dichos de los representantes de las compañías interesadas, pero la nota de la jornada sin dudas la dieron los voceros de los gremios, que "blanquearon" su intención de bloquear directamente el desembarco de las aerolíneas de bajo costo.

Una de las posiciones más duras fue la de Edgardo Llano, líder de la Asociación de Personal Aeronáutico (APA), quien apuntó directamente contra FlyBondi y Alas del Sur al declarar que son compañías "que no existen" en la práctica.

"FlyBondi tiene un patrimonio social declarado de u$s6.000 y pide 99 rutas. Dice que contarán con 2.500 trabajadores, 27 aeronaves, pero no hay nada", disparó.

Acto seguido, cargó contra Alas del Sur, a la que señaló por "no tener operaciones conocidas".

Finalmente, puso el foco en Avian, subsidiaria de la colombiana Avianca: "Dicen que tienen trabajadores, que volarán en marzo de 2017. No van a poder porque no se han sentado a discutir convenios con ningún gremio. No vamos a permitir que ninguna salga a volar. Y si se sientan a discutir, ningún convenio se cierra en tres meses".

En paralelo, Juan Pablo Brey, secretario general de la Asociación Argentina de Aeronavegantes (AAA), sostuvo que los trabajadores se volverán una variable de ajuste si se habilita a las "low cost".

"Si se produce una expansión, creemos que ésta debería venir con nuestra línea de bandera. Si se le da lugar a otras empresas, tiene que ser porque Aerolíneas y Austral no tienen capacidad operativa", afirmó.

Luego, sostuvo que en caso de que tengan que ingresar nuevas empresas, deberían ser nacionales y recién en última instancia, extranjeras.

El último de los líderes sindicales en explicitar una postura abiertamente opuesta a los "vuelos baratos" fue Ricardo Cirielli, referente de la Asociación del Personal Técnico Aeronáutico (APTA), quien directamente tildó al interés de FlyBondi como una "mentira".

"Lo que buscan empresas de ese estilo es conquistar las voluntades de los inocentes. Deberían investigar la solvencia de estas compañías, de dónde vienen los fondos. Habría que ver si no están lavando dinero en la Argentina", disparó.

Posteriormente, lanzó una amenaza: "No se metan con Aerolíneas y Austral porque nos van a encontrar enfrentándolos a todos ustedes. Todos las critican pero bien que quieren sus mercados. No vamos a permitir que este Gobierno o el que venga achiquen o flexibilicen el trabajo. Si quieren venir que vengan, vamos a resistir".

Los voceros sindicales coincidieron en destacar la falta de una infraestructura adecuada en lo que hace a aeropuertos y radarización.

"Aeroparque no tiene más posiciones para albergar un número mayor de aviones. Lo mismo con el control aéreo: tenemos radares con intermitencias. Los equipos de comunicación tampoco son los acordes. Imaginemos más aviones en el aire, con el mismo personal de control y la falta de tecnología. Todo será muy peligroso", sintetizó Cirielli.

De las críticas también tomaron parte distintas compañías de transporte terrestre, que ven en las "low cost" un atentado directo a sus esquemas de negocios.

"Vienen a vender espejitos de colores. Esta es una estrategia de LAN y Avianca, que quieren ser el cajón mortuorio de Aerolíneas Argentinas", descerrajó Román Uez, representante de Flechabus.

La propuesta de las empresas
Previamente a la "pirotecnia sindical", las aéreas interesadas tuvieron sus minutos para dar a conocer los planes que piensan desarrollar en la Argentina.

En el caso de Alas del Sur su representante legal, Juan Carlos Vásquez, adelantó que la compañía tomará como base de operaciones el aeropuerto de la ciudad de Córdoba y que inicialmente operará con seis aeronaves.

La idea de la firma es contar con doce aviones operativos para el año 2022, y su cronograma de vuelos abriría con servicios a Buenos Aires, Mendoza, Iguazú, Salta y Bariloche. De obtener los resultados previstos, Alas del Sur intensificaría su actividad hasta completar 25 rutas.

De alzarse con la habilitación para comenzar a operar, la empresa se compromete a realizar una primera inversión de u$s74 millones.

Según Vásquez, utilizará aviones Airbus 320 para los vuelos locales, mientras que recurrirá a unidades Boeing 777 para servicios al exterior. En concreto, la firma pidió explotar frecuencias a San Pablo, Rio de Janeiro Santiago de Chile y hasta a Estados Unidos y China.

En cuanto a American Jet, que ya cuenta con operaciones en el país vía vuelos no regulares para distintas empresas, la firma solicitó rutas patagónicas con base en el aeropuerto de Neuquén. La aerolínea recurrirá a aviones ATR 42 y desde el sur de la Argentina promete volar a Mendoza, Rosario, Córdoba e incluso a Ushuaia.

Por el lado de Andes, Horacio Presnete, representante de la aerolínea, destacó que la compañía hace diez años que funciona sin inconvenientes y que, en definitiva, lo que le solicitó a Transporte no es más que una ampliación de frecuencias.

La firma solicitó siete nuevas rutas, las cuales unirán a Buenos Aires con otras ciudades, como Rosario, Resistencia, Posadas, Puerto Iguazú, San Miguel de Tucumán, Salta, San Salvador de Jujuy y Córdoba entre otras. En cuanto a los destinos internacionales, el objetivo es llegar a Chile, Perú y Brasil.

Elisa Cinigaglia tuvo a su cargo exponer los planes de una de las compañías más criticadas por los gremios: Avian.

La ejecutiva explicó que la subsidiaria de Avianca solicitó 16 frecuencias desde Buenos Aires entre las que se destacan vuelos a Santa Fe, Rosario, Viedma, Puerto Madryn, Comodoro Rivadavia, Concordia y Sunchales. Además, Avian podría llegar a Concordia, Tandil y Paso de los Libres.

"Avian no es una empresa low cost", enfatizó Cinigaglia, quien además adelantó que la aerolínea operará seis aviones ATR72-600 con capacidad para 72 personas, en una primera etapa.

Por último, Julian Cook dio a conocer las intenciones de FlyBondi. En su exposición, reiteró la intención de invertir u$s75 millones en el transcurso de 2017, y aseguró que la compañía transportará alrededor 8 millones pasajeros para el año 2021 mediante una flota de 27 aviones.

FlyBondi es la compañía que solicitó más rutas: 99. Más de la mitad corresponden a destinos locales como Mar del Plata, Trelew, Bahía Blanca, San Luis, Rosario, Mendoza, Córdoba, Bariloche o Iguazú. La firma hará base en El Palomar.

También pidió vuelos internacionales con las rutas Buenos Aires-Santa Cruz de la Sierra; Buenos Aires-San Pablo y otros 12 destinos de Brasil, además de Santiago de Chile, Bogotá, Caracas y Punta del Este, entre otros. Desde el aeropuerto de Puerto Iguazú, en tanto, solicitó volar a San Pablo, Curitiba, Río de Janeiro, Porto Alegre y Santiago de Chile.

Aunque la audiencia celebrada en La Boca no es vinculante, lo concreto es que la actividad desarrollada en el Teatro de la Ribera fue pautada por el Ministerio de Transporte como una suerte de test a fin de conocer cuáles son los obstáculos a sortear en su intención de "liberar los cielos".

Si bien la oposición sindical era conocida de antemano, la unión de todos los gremios del sector en contra de las "low cost" abre nuevos interrogantes respecto de cuándo llevar a cabo la derogación de la normativa que hoy impide una baja de las tarifas de los vuelos y que, por ende, impide operar a estas compañías.

En la audiencia, los rumores de pasillo indicaban que el plan de Dietrich no iba a ser tan simple de implementar y que, de confirmarse la apertura del mercado, la misma no se consolidaría antes del cierre del primer semestre de 2017.

[cptr]

[cresta-social-share]

[post-views]