Oportunidades Naturales – Región NEA – “NO a la Villa Turística en Cataratas” 2019-02-25T23:01:09+00:00
Oportunidades Naturales – Región NEA – “NO a la Villa Turística en Cataratas”

22 febrero, 2019 · Turismo · COMENTARIOS: 0

Evaluación Técnica Ambiental, sobre los proyectos de alojamiento dentro del Parque Nacional Iguazú, documento realizado por la Delegación Técnica, de la Administración de Parques Nacionales. Firma el Director, el Dr Andres Bosso.

De mi mayor consideración:

Llega a esta DRNEA la instancia de manifestar formalmente nuestra opinión vinculada al Programa Oportunidades Naturales, instancia que es instrumentada a partir de los siguientes actos administrativos que estamos analizando: NO-2018-65353512-APN-DNC#APNAC, NO-2018-65353512-APN-DNC#APNAC; NO-2018-65300695-APN-DNC#APNAC; NO-2018-65302396-APN-DNC#APNAC con documentos en planilla Excel que presentan información complementaria.

Este conjunto de iniciativas está enmarcado en una idea fuerza presente en los nuevos lineamientos de la Administración de Parques Nacionales y que refieren a cierta apertura de áreas protegidas al uso público.

Apertura mayormente diferenciada y exclusiva, que implica el desarrollo de concesiones de servicios turísticos, todos de mediana escala aunque con presencia permanente e impactos ambientales difíciles de evaluar al no contar con detalles definitivos de los proyectos sometidos a evaluación. Al tiempo, algunas de las locaciones propuestas son escenarios por ser de altísima sensibilidad ambiental.

En primer lugar, consideramos que es técnicamente imposible realizar el análisis de pre factibilidad ambiental que merecen este tipo de propuestas en el plazo otorgado. Y si bien las notas de referencia han aportado detalles a la escasa información con que contábamos previamente y nos ayudaron a dimensionar el tipo de proyectos y así hacer una apreciación más acabada y fundada del tema, al no tener las características y emplazamientos definitivos, solo analizaremos los mismos en función de la normativa y documentos de gestión vigentes.

Antes de pasar al análisis de cada unidad de conservación, presentamos nuestras consideraciones generales para encuadrar las conclusiones a las que llegamos:

1. La ley Nº22.351 establece en su Artículo 6 que “La infraestructura destinada a la atención del visitante de los Parques Nacionales y Monumentos Naturales se ubicará en las Reservas Nacionales. De no ser posible prestar desde éstas una adecuada atención, la que se sitúe, con carácter de excepción, en los Parques Nacionales se limitará a lo indispensable para no alterar las condiciones del estado natural de éstos. A tales fines y siempre que resulte justificado en virtud de un interés general manifiesto, el PODER EJECUTIVO NACIONAL a propuesta de la Administración de Parques Nacionales, que exprese que no significará una modificación substancial del ecosistema del lugar, podrá acordar, mediante Decreto singular, autorización para construir edificios o instalaciones destinados a la actividad turística (…)” En ese sentido, se destaca que todas las propuestas que se desarrollan en Parque Nacional sensu estricto, no responden a un interés general manifiesto y tienden a vedar esos espacios para el uso exclusivo de sus clientes.

2. La Ley Nº 25.675, Ley General del Ambiente, consagra el principio precautorio, en función del cual se debería postergar la adopción de cualquier tipo de medida que pueda producir efectos en el ambiente hasta tanto se cuente con la información adecuada.

3. Los “Lineamientos Estratégicos de la ADMINISTRACIÓN DE PARQUES NACIONALES” recientemente aprobados (RES. HD Nº 476/2018) establecen que, es política de la APN impulsar la oferta de alojamientos en las AP con potencial de Uso Público distantes de centros poblados, a fin de proveer de servicios a los visitantes. En la región NEA, todas las áreas protegidas en las cuales se ha planteado el desarrollo de infraestructura se encuentran a un máximo de 27 km de un centro urbano. Además, en el caso de los Parques Nacionales Mburucuyá y Río Pilcomayo se desconocen los análisis realizados para establecer el potencial para el uso público y en función de ello definir la necesidad y pertinencia de los proyectos en estudio.

4. Por lo tanto, esta regional considera que la mayoría de este tipo de inversiones turísticas debe realizarse fuera de las áreas protegidas, para potenciar un desarrollo regional equilibrado que beneficie de manera directa a las comunidades locales.

5. El tipo de proyectos y construcciones presentados no se adaptan mayormente a las zonificaciones de las áreas protegidas consideradas.

6. Estos proyectos y la necesidad de intensificar el uso público con propuestas de este tipo, en ninguno de los casos han surgido de los talleres y trabajo de los equipos planificadores.

7. Las áreas protegidas consideradas (PN Mburucuyá, PN Iguazú, PN Río Pilcomayo) tienen necesidades imperiosas no resueltas, incluso de infraestructura de uso público, que están hace años aguardando su finalización.

A continuación y en función de lo antedicho, hacemos un análisis de los proyectos.

PARQUE NACIONAL IGUAZÚ
En términos generales, se está llevando adelante, con un financiamiento externo (BID 2606 OC AR) el proceso de planificación del Uso Público del PNI y en ese contexto se convocó a la comunidad a participar en talleres, encuestas, entrevistas y nunca surgió la necesidad de desarrollar este tipo de infraestructura dentro del AP. Este proceso ha sido muy rico, debatido y participativo. Pero de manera repentina emerge la iniciativa “Oportunidades Naturales” y ya sea por la naturaleza del proyecto o por la forma de plantearlo, está devaluando nuestra imagen institucional, como hemos visto en los medios y a través de comunicaciones formales de funcionarios nacionales, provinciales y locales.

Hostería Reserva Alto Iguazú (ex Yvy Pora). Las coordenadas geográficas (25°34'6.30"S 54° 4'31.69"O) no corresponden a la futura Reserva Alto Yguazú. Cabe mencionar que, sin haber sido formalmente creada, estamos propiciando la instalación de infraestructura turística, aun cuando no se ha realizado un análisis exhaustivo de la situación que nos permita tomar las mejores definiciones para una adecuada gestión del área.

En ese sentido, y luego de una relectura analítica, de la donación con cargo realizada por la Fundación Vida Silvestre Argentina y aprobada por Res HD Nº 259/2017, surge que en el transcurso de los dos (2) años, se debe desarrollar un documento de gestión participativo articulado con el Plan de Gestión del Parque Nacional Iguazú y que incluya principalmente una zonificación del área con detalle de usos y actividades permitidas, integrando a representantes de las comunidades locales, del gobierno del municipio de Comandante Andresito, así como a representantes de otras áreas protegidas del entorno.

Es preciso mencionar que, el mencionado instrumento de donación establece que no se puede destinar el inmueble a cualquier tipo de explotación comercial, a excepción de las que se consideren oportunas y admitidas para la implementación de la reserva según su categoría de manejo.

En función de lo expuesto, en estas condiciones, no se considera admisible la instalación de infraestructura turística hasta tanto no se cumpla con lo establecido en el acta de donación.

Por otra parte, si esto pudiera finalmente acordarse, nuestra postura sería la de desarrollar un área de acampe en donde se participe de manera expresa al Municipio de Comandante Andresito, para de esta manera, satisfacer una demanda histórica de enlace entre el Parque Nacional y dicha ciudad. Hosteria Iguazú Inferior. Las coordenadas geográficas (25°37'33.70"S 54°32'49.20"O) no coinciden con la descripción. La categoría de ese sector del área protegida, es Reserva Nacional, la cual en principio admite la instalación de infraestructura de uso público.

Sin embargo, la zonificación de usos aprobada recientemente en el Plan de Gestión (Res HD Nº 76/2018) establece para este sector, por un lado, una zona de aprovechamiento de recursos, pensada para realizar actividades colaborativas con las comunidades guaraníes que residen en las inmediaciones, especialmente uso de los recursos para la elaboración de artesanías, con un plan de trabajo consensuado y fiscalizado.Y, por otro una zona de uso público intensivo, el esquinero NO del PNI, entre el ejido municipal y el Río Iguazú; donde se proyecta realizar un área recreativa, destinada principalmente a satisfacer las necesidades de recreación de los residentes, dado que desde la tercerización del servicio de atención a los visitantes en el Área Cataratas, se han ido vedando todos los espacios de recreación que utilizaban los residentes (camping El Ñandú, Camping ATE, Salto Dos Hermanas, Isla San Martin) generándose una brecha cada vez mayor entre el área protegida y las comunidades vecinas.

Por último, analizando en profundidad el tema, al estar a escasos metros de la zona denominada “600 ha”, destinada a la implantación de hoteles que alberga decenas de establecimientos de diversas modalidades y Ncategorías, nos surge la pregunta de fondo ¿cuál sería el aporte de una Hostería a la conservación de la selva paranaense y al uso público del Parque Nacional?

Glamping Temático de la Selva. Las coordenadas geográficas corresponden a un sector cercano a la exportada (25°41'23.73"S 54°27'9.92"W) que forma parte de la zona intangible. Si este fuera el escenario, el proyecto debería descartarse de plano. Pero ante la sensibilidad del tema, optamos por conversar con agentes de la DNC quienes nos precisaron que en realidad, el emplazamiento elegido es el Ex camping El Ñandú. Si así fuere finalmente, éste se encuentra ubicado en Parque Nacional sensu estricto, por lo cual no admite la construcción de infraestructura de uso público. La zonificación aprobada en el Plan de Gestión (Resolución Nº 76/2018) establece para este sector Zona de Uso Público Extensivo y de acuerdo a la normativa vigente (Directrices de zonificación Res HD Nº74/02), las actividades y usos permitidos deben ser de tipo extensivo, no masivo ni concentrado. En materia de infraestructura sólo se admite la construcción de facilidades mínimas y de bajo impacto (Ejemplos: senderos, miradores, refugios tipo vivac, observatorios de fauna, campamentos de tipo agreste, refugios de montaña, etc.), por cuanto no admite la instalación de un campamento organizado y de lujo como el propuesto. Además, se destaca que el camping

El Ñandú fue desafectado de ese uso alegando dificultades para la gestión y el control y la vigilancia, situación que sigue vigente.

COMENTARIOS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Los comentarios que Iguazú Noticias considere inapropiados podrán ser borrados.

IGUAZÚ