Nutricionistas de Salud Pública trabajan en una guía alimentaria para la comunidad Mbya Guaraní 2018-08-10T21:03:18+00:00
Nutricionistas de Salud Pública trabajan en una guía alimentaria para la comunidad Mbya Guaraní

8 agosto, 2018 · Salud · COMENTARIOS: 0

Seguirá el esquema de las Guías de Nación y Provincia pero con la incorporación de los alimentos que ellos consumen habitualmente. La idea es enseñar a los Mbya a utilizar esos alimentos de manera saludable. También se está trabajando con los hospitales para adecuar la alimentación a pacientes Mbya.

 

MISIONES. Pedro Escudero decía que, para que una alimentación sea saludable: debe ser “suficiente, completa, armónica y adecuada”. Adecuada a la edad, a la economía familiar, al lugar… a la cultura, etcétera.

Hoy el desafío para las nutricionistas del Sistema Público de Salud es adecuar la Guía Alimentaria para la Población de Argentina a la cultura Mbya Guaraní, para que se pueda realizar intervenciones interculturales, creadas y aceptadas en la comunidad Mbya Guaraní.

Desde la Dirección de Programas Comunitarios- Salud Indígena del Ministerio de Salud Pública de Misiones, con la iniciativa de elaborar una herramienta de Educación Alimentaria, la Lic. Zimmermann inició un proceso de investigación creando un equipo conformado por diferentes nutricionistas, promotoras Mbya, médicos, trabajadoras sociales, antropólogos y enfermeras de diferentes puntos de la Provincia, para conocer la alimentación Mbya junto a sus creencias para crear la Guia Alimentaria de la Población Mbya Guarani misionera.

Como primer paso, se dejó en claro que todo aquello que la comunidad guaraní considera que no deben revelar por resguardo a sus creencias, simplemente deben decir “eso no podemos contar, porque es espiritual, es nuestro”. Bajo este acuerdo como profesionales “nos limitamos a conocer hasta donde se nos permita. El respeto a su Ser ante todo”, dijo la profesional.

En este proceso, el Equipo se encontró con muchas variantes, donde se destaca, con gran admiración, la valoración espiritual que la población atribuye a los cultivos, la cosecha, la preparación de los alimentos, el fogón, los tiempos de la alimentación y a los alimentos en sí.

“Como Equipo, entendemos que no estamos para juzgar o intentar entender la alimentación Mbya, necesitamos simplemente conocer su cultura alimentaria para poder establecer estrategias que realmente sean eficaces para generar un cambio saludable y prevenir la malnutrición”.

La malnutrición se define como “un estado fisiológico anormal debido a un consumo inadecuado, desequilibrado o excesivo de macronutrientes y/o micronutrientes. La malnutrición es una enfermedad multifactorial, donde el entorno es desfavorable, el acceso a los alimentos, la economía alimentaria, el agua, el hacinamiento, etc., afectan directamente el estado de salud.

El ser humano primero debe “conocer” para poder establecer estrategias, estrategias que si nacen de la participación comunitaria se hacen eficaces por nacer del nicho de la Comunidad, así como se está llevando a cabo este proyecto.
Los Equipos locales de Salud Indígena, trabajan estos factores a diario, en sus Comunidades y en otras, se capacitan y desean mejorar la calidad de vida para sus pares.

A medida que el Equipo empieza a conocer, concluye en primera instancia, que la alimentación saludable para la población Mbya es similar a la del Yuruá (blanco) en la antigüedad, donde los alimentos industrializados (procesados y ultra-procesados) son reconocidos como ajenos e insalubres. Pero, contaminados al igual que nosotros, por el marketing y las estrategias de venta, su población también ha caído en el consumo de éstos alimentos.

“Además, en el transcurso, surge la necesidad de adecuar la alimentación hospitalaria, el disparador fueron relatos donde escuchábamos que el Mbya tenía que elegir: entre comer y no respetar su cultura o respetar su cultura y no comer. Esto genera en el sistema de salud rechazo a internación, cuando las adecuaciones serían muy sencillas (ahora que ya lo sabemos). Entre los alimentos insalubres son considerados el azúcar, la sal, carnes rojas y otros”.

Por lo antes mencionado, se ha convocado a las nutricionistas de los hospitales nivel II y III, donde se propuso que cada equipo de nutrición y alimentación de los hospitales puedan adecuar de manera simple y factible ciclados o mosaicos que contemplen al deseo del paciente Mbya; donde los mismos tengan la opción de elegir respetar o no sus tradiciones. “De unánime acuerdo, estamos trabajando en la Resolución Ministerial para que todos los Hospitales respeten el derecho de los pueblos originarios y simplemente le dejen elegir… con azúcar o sin azúcar….”

La profesional comentó que la Guía Alimentaria, tendrá mensajes al igual que la Guía Nacional / Provincial y estamos en la instancia de armado de recetario para recuperar las recetas autóctonas con las abuelas Mbya y el diseño de la guía. Esperamos terminarla pronto y realmente podamos revertir y prevenir la malnutrición en nuestras Comunidades.

“Mi agradecimiento especial a todo el Equipo y felicidades a todas mis colegas, sin ellas y todo el equipo… nada de esto sería posible. Lic. Abel Natalia (Jardín América), Borgmann Vanessa C. (Pto. Rico), DuboisYvette (Concepción de la Cierra), Graff Romina (A. del Valle), Pettermann Cecilia (Pto. Libertad), Rigo Karina (A. del Valle), TuzinkieiwiczLuisina (Gobernador Roca), Roa Paula (Pto. Rico) y Zimmermann Jennifer (Posadas)”.

COMENTARIOS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Los comentarios que Iguazú Noticias considere inapropiados podrán ser borrados.

IGUAZÚ