Crece el contrabando de celulares en Puerto Iguazú y Posadas 2017-03-20T09:17:38+00:00

Crece el contrabando de celulares en Puerto Iguazú y Posadas
Crece el contrabando de celulares en Puerto Iguazú y Posadas

20 marzo, 2017 · Sociedad · COMENTARIOS: 0

Los teléfonos móviles ingresados de manera ilegal ya equivalen al 30% de los dispositivos que salen de las plantas de Tierra del Fuego. Se trata de un negocio en negro que mueve más de U$S 500 millones de dólares por año.

IGUAZU - POSADAS. Entre las empresas instaladas en el polo tecnológico de Tierra del Fuego hay una fuerte preocupación por lo que consideran un alarmante incremento en el contrabando de celulares.

Las ciudades de Puerto Iguazú y Posadas son dos de las puertas de ingreso de cientos de celulares que son vendidos por día en los comercios de electrónica de Encarnación y Ciudad del Este (Paraguay) y que más del 90% de los compradores son argentinos.

Además tambien está creciendo el ingreso de celulares de manera ilegal por el puerto de Buenos Aires.

Federico Hellemeyer, presidente de la Asociación de Fábricas Terminales de Electrónica (Afarte), que nuclea a las firmas instaladas en el sur del país, confirmó a iProfesional que el ingreso de equipos de manera ilegal está creciendo a un ritmo alarmante, superior al 30%.

“Estamos hablando que en todo 2016, están entrando al país de manera ilegal 2,5 millones de celulares”, subraya.

Para tener una noción de cómo fue avanzando el contrabando de los equipos de telefonía móvil, basta saber que el número computado para 2015 fue de 1,9 millones de unidades, mientras que en 2014 el registro fue de 1,5 millones.

Sucede que cada aparato cuenta con un código, una suerte de “huella digital” que se activa en cuanto a un celular se le coloca el chip y comienza a funcionar.

Así, al cruzar datos, esto permite saber si se trata de un equipo que fue producido en Tierra del Fuego, si fue importado legalmente y pagando los aranceles e impuestos correspondientes o si entró al país de manera irregular.

“Esto significa no solo un perjuicio para las empresas que producen equipos y para el empleo vinculado con esta actividad. También es un problema para el Estado nacional, por los impuestos y aranceles que está dejando de recaudar”, apunta Hellemeyer.

Para este año, desde Afarte están previendo alcanzar los 9 millones de equipos fabricados, cifra que eventualmente podría ampliarse en un millón si hacia fin de año se expande más la demanda del mercado interno.

De cualquier modo, representa una importante baja respecto de los casi 12 millones de teléfonos que salieron de las plantas emplazadas en la isla en 2015.

En base a estas proyecciones, esto implica que el negocio ilegal de los celulares, con 2,5 millones de aparatos, va camino a equivaler a un 30% de la producción nacional.

Entrando en el detalle del negocio ilegal, se pudo saber que se manejan cifras millonarias: según datos de Aduana a los que accedió iProfesional, el valor unitario de todos los celulares que entran -de manera legal- al circuito de consumo, tanto nacionales como importados, es de u$s196.

Esto implica que el negocio negro que se teje alrededor del contrabando se acerca a los u$s500 millones. Esto, sin contabilizar la posterior ganancia obtenida por el comercio minorista.

Fuente: Primera Edición

[cptr]

COMENTARIOS

[fbcommentssync url=””]

EN PUERTO IGUAZÚ