Argentina Campeón del mundo – Mundial de Futsal – Misiones 2019 2019-04-09T20:20:55+00:00
Argentina Campeón del mundo – Mundial de Futsal – Misiones 2019

8 abril, 2019 · Deportes

MONTECARLO - ARGENTINA (IN). La selección Argentina, venció en la final a Brasil 3-2, en el tiempo suplementario y se consagró Campeón del Mundo por segunda vez en su historia. La primera había sido en 1994, también en Misiones, cuando venció a Colombia 2 a 1.

Este domingo finalizó en la provincia de Misiones, la décimo segunda edición del Mundial de Futsal AMF organizado por la Confederación Argentina de Fútbol de Salón, la Asociación Mundial de Futsal y el Ministerio de Deportes de la tierra colorada. Cabe destacar que FIFA y AMF son dos entidades diferentes. Ambas poseen reglas similares, pero presentan algunas variantes, tras años de conflicto durante la década del 80.

En la final, la selección Argentina que dirige Ariel Avveduto, derrotó a su par de Brasil por 3-2 en el tiempo suplementario con goles de Sandro Antiveros, Marcelo Mescolatti y Gonzalo Pires, mientras que para la verde-amerelha marcaron Diego Cesar y Leandro.

Antes del inicio del partido hubo un minuto de silencio, por el fallecimiento de la madre de un árbitro internacional.

A menos de un minuto de juego, el jugador misionero, Sandro Antiveros, puso en ventaja a la Argentina 1-0. Pero Brasil, que históricamente en el futsal fue verdugo de la Argentina, logró la igualdad por intermedio de Diego Cesar cuando restaban nueve minutos de la primera parte.

El segundo tiempo no tuvo demasiadas sorpresas hasta prácticamente los últimos diez minutos finales, donde el juego se puso bastante áspero. La paridad continuaba (1-1) y llegó una tarjeta azul para el mejor jugador que tenía Brasil, Diego Cesar y autor del gol. Eso significó que se fuera expulsado y reemplazado por un compañero durante el resto del partido. Enseguida llegó el segundo gol para los brasileros por intermedio de Leandro cuando restaban dos minutos para el final del segundo tiempo. A esa altura, Brasil era el campeón.

Los 6500 hinchas argentinos que colmaron el polideportivo municipal de Montecarlo no dejaron de alentar. Los árbitros cobraron penal, por una supuesta mano en el área brasilera, cuando restaban 12 segundos para el final. Enloqueció el banco de Brasil y el público cantaba cada vez más. Argentina tenía una clara chance para empatar el juego y llevar la historia al alargue.

Pero antes del penal, hubo una historia aparte. Todo comenzó cuando el arquero de la verde-amarelha Ronnie, acusó una lesión por lo que no podía continuar en el juego. El entrenador brasilero, realizó cambio de arquero, aunque reglamentariamente no se puede y se quejó en banco argentino. Mientras, el arquero, manifestaba una molestia en la pierna y fue asistido, en el piso, detrás del banco de los suplentes. Los árbitros, que aparentemente, poco creían en la lesión, le pidieron que se levante y vuelva al campo de juego, al menos hasta que se ejecute el tiro penal. Algo que no sucedió y su lugar lo ocupó Tiao. El banco de Brasil argumentó que la sustitución se hacía por la lesión de Ronnie y se le permitió el cambio.

A esa altura la adrenalina dentro de la cancha en ambos equipos estaba al límite. Argentina tenía en los pies de Koltes la chance de igualar y llevar al tiempo suplementario el sueño de ser campeón. Pero el penal ejecutado por el jugador argentino, quedó en las manos del arquero.

Repentinamente, el arquero recién ingresado, luego de una jugada, se tira al piso, aparentemente por un golpe, nadie entendía que había pasado, pero este se levanta, el juego continúa e inmediatamente, explotó el estadio con el gol de Marcelo Mescolatti, producto de un rebote luego de un lateral, a seis segundos del final y Argentina volvió a soñar. El partido se puso 2 a 2 y el estadio era una caldera. El público al grito de "Argentina, Argentina" le ponía presión a Brasil. Cuando el partido parecía perdido, apareció el jugador más experimentado en el conjunto nacional para forzar el alargue y comenzó otro capítulo.

Se vino el tiempo suplementario, con dos parciales de cinco minutos para definir el campeón y si la igualdad continuaba, había penales. Pero eso no hizo falta. Argentina salió a presionar y a buscar el partido. El objetivo era claro: ser campeones y apareció el mendocino, Gonzalo Pires, por el segundo palo, para poner el 3-2 definitivo. Explotó el estadio, más celeste y blanco que nunca. La albiceleste dio vuelta un partido que a priori parecía perdido, estando 1-2 abajo.

En los últimos cinco minutos del tiempo suplementario, no hubo goles. Argentina mantenía el resultado y el entrenador de Brasil pidió tiempo muerto. Los hinchas no paraban de alentar. Hubo otra tarjeta azul, esta vez directa, para Mortadela, el jugador brasilero por una fuerte infracción (aparentemente un codazo) al argentino Renzo Grasso. Restaban 43 segundos, tiro libre que ejecuta Mescolatti y la pelota termina en manos del arquero.

Faltaban 17 segundos y el estadio era una caldera a medida que corría el tiempo para el final. Hasta que el cronómetro marcó cero y Argentina se consagró Campeón del Mundo y se desató la fiesta en el polideportivo. Festejó el estadio, festejaron los jugadores, festejo Misiones y festejó el país !!! Si había una historia perfecta era esta. La selección nacional volvió a consagrarse, por segunda vez en su historia, en la Copa del Mundo y nuevamente, en la tierra colorada. La primera vez fue en 1994 y la final se disputó en la ciudad de Puerto Rico.

El misionero, Sandro Antiveros, jugador de Plastimí, tuvo su primera convocatoria a un mundial, soñaba con ser campeón y lo consiguió. Al igual que todo el plantel que día a día se metió en el corazón de la gente, que al finalizar el partido, un grupo de hinchas se acercó al hotel donde se aloja el equipo argentino, para felicitar de cerca a los protagonistas y los jugadores, ya pasada la medianoche, salieron a saludar, se sacaron fotos, firmaron autógrafos y brindaron algunas entrevistas.

El mejor jugador del mundial: Renzo Grasso (Argentina)

El goleador del mundial: Diego Koltes (Argentina)

Marcelo Mescolatti: "Tenía que ser nuestro y gracias a Dios se nos dio. Mucha gente estuvo apoyándonos, nos mandaban mensajes y esta es casi seguro mi última participación con la selección. No está totalmente decidido, pero es casi seguro que sí".

Esas fueron las palabras del capitán argentino, el que más experiencia tiene en este plantel y que además, dejó picando su retiro de la selección. Habrá que ver que decide más adelante.

El Mundial de Futsal AMF transitó su décimo segunda edición y es la tercera vez que Argentina organiza la Copa del Mundo. Lo hizo en 1994, en las ciudades de Río Gallegos, Ituzaingó, Formosa, Posadas, Apóstoles, Río Grande y Comodoro Rivadavia. Luego en 2007, organizado por la provincia de Mendoza, con sede en las ciudades de Godoy Cruz, Luján, Maipú, Las Heras y Junín.

Como antecedente acerca de la participación de Argentina en los mundiales que organizó, en 1994 se consagró campeona luego de vencer a Colombia por 2 a 1 en la final.

Mientras que en 2007, fue Paraguay quien se alzó con la copa tras ganarle a la Argentina por 1 a 0.

Con los dos títulos obtenidos, Argentina se coloca tan sólo a uno de Colombia (2000, 2011 y 2015) y Paraguay (1988, 2003 y 2007). Brasil, también tiene dos (1982 y 1985), Portugal (1991) y Venezuela (1997), ambos tienen uno.

COMENTARIOS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Los comentarios que Iguazú Noticias considere inapropiados podrán ser borrados.

IGUAZÚ