La doctora Ai Fen, directora de emergencias del Hospital Central de Wuhan, había denunciado presiones del gobierno Chino de Xi Jinping.

Ai Fen, una de las primeras médicas de Wuhan en alertar sobre la propagación del coronavirus ​hace tres meses, desapareció misteriosamente por alertar sobre el COVID- 19 y mandar evidencias del brote. Se teme que haya sido detenida en represalia por sus palabras.

La doctora Ai Fen reveló a principios de marzo en una entrevista con la revista Renwu que se enfrentó a «presiones extremadamente duras y sin precedentes» por parte de funcionarios del Hospital Central de Wuhan después de que compartiera una foto de un informe de un paciente etiquetado como «coronavirus del SARS» con otros médicos.

Según contó el diario británico The Guardian, el 30 de diciembre, después de ver a varios pacientes con síntomas similares a la gripe y resistentes a los tratamientos habituales, Ai Fen recibió los resultados de laboratorio de un caso, que contenía las palabras: «coronavirus Sars».

La médica, directora de Emergencias, marcó con un círculo las palabras Sars, sacó una foto y se la mandó a un excompañero de la facultad de medicina. En pocas horas, la imagen se viralizó en todos los círculos médicos en Wuhan, convirtiéndose en la primera evidencia del brote.

La imagen fue luego compartida al público por Li Wenliang, otro de los médicos que dieron el alerta y murió infectado por coronavirus. Según su relato, la policía le había recomendado que «dejara de esparcir el pánico» y se «dedicara a hacer su trabajo».

Dos días después de compartir la foto, Fen fue convocada por el jefe del comité de inspección disciplinaria del hospital y reprendida por «difundir rumores» y «dañar la estabilidad».

«Si hubiera sabido lo que iba a pasar, no me habría importado la reprimenda. Hubiera hablado de esto con quien fuera, donde pudiera», dijo la doctora a Renwu.

Pronto vieron «más y más pacientes entrar a medida que el radio de propagación de la infección aumentó», explicó. «Sabía que debía haber transmisión entre humanos», pese a que las autoridades negaban todo.

La doctora Ai Fen fue una de las primeras en alertar sobre la pandemia de coronavirus.

Ante la expansión del brote, el gobierno finalmente reconoció lo que ocurría 20 días después, el 21 de enero. Ese día ingresaron al centro médico 1.523 pacientes en un sólo día, tres veces lo usual, según Fen.

La censura china actuó rápido. El artículo fue eliminado de la revista Renwu y de las redes sociales chinas. Sin embargo, circulan algunas capturas o versiones codificadas con emojis.

Una investigación afirma que China ocultó al menos 40 mil muertes por coronavirus en Wuhan.

TN
Foto: Twitter/ Yiqin Fu