Ley de Lemas: una trampa incostitucional

Ley de Lemas: una trampa incostitucional

23 Marzo, 2016 · Opinión · COMENTARIOS: 0

Actualmente se está generando un interesante debate respecto a la ley de lemas y la necesidad de su derogación. Pero cabe aclarar algunos conceptos para entender de qué se trata esta ley y por qué es conveniente derogarla.

La ley de lemas es una norma provincial que regula el sistema electoral para elecciones de Intendente municipal, Concejales Municipales, Comisiones de fomento y convencionales municipales. Básicamente esta ley establece un sistema donde los partidos conforman lemas que a su vez están integrados por sublemas. Dentro un lema, los votos de cada sublema se suman a aquél que más voto obtuvo, para el caso de elección de Intendente. Para la elección de concejales se aplica el sistema D Hont de representación proporcional, pudiendo repartirse las bancas entre distintos sublemas que pertenezcan a un mismo lema.

Esta ley se sancionó con la intención de dar participación a los pequeños partidos y agrupaciones políticas. Pero no pasó mucho tiempo para que esta ley empiece a mostrar las grandes contradicciones y a evidenciarse las injusticias que genera. Hay principios constitucionales básicos vigentes referentes al régimen electoral, de los cuales algunos son de trascendental importancia y con los cuales esta ley entra en conflicto.

Para ser mas especifico, el Art. 48 de la constitución provincial establece:

Art. 48. - El régimen electoral para la Provincia será establecido por la ley, que deberá ajustarse a lo siguiente:

1) La representación política tiene por base la población;

2) El sufragio es universal, directo, secreto y obligatorio; (…)

Resaltamos el principio de voto DIRECTO, que implica que el voto del elector debe imputado directamente a la persona elegida, sin intermediarios. Tampoco el voto puede ser trasladado a un candidato distinto. En otras palabras, este principio refiere a la imposibilidad de votación para designación de electores, como ocurre en otros países, pero también, y esto es clave, implica que el voto efectuado a un candidato no pueda ser transferido a otro candidato, o sumado, ya que de esta manera el voto deja de ser directo. En estas últimas elecciones municipales en Puerto Iguazú quedó muy claro la trampa inconstitucional de la ley de lemas, ya que en un mismo lema, hubo dos candidatos (Marcelo Sanchez y Claudio Filippa) que compitieron mostrándose cada uno en la antípoda del pensamiento del rival, mediando incluso denuncias penales por hechos de corrupción y una evidente rivalidad política. Esta polarización dentro de un mismo lema tuvo un resultado electoral favorable al lema, y en consecuencia sumó muchos votos a los candidatos provinciales, pero generó que aquel que voto al rival vencido (Marcelo Sanchez) haya beneficiado a su rival directo (Claudio Filippa). Dicho en forma lisa y llana: aquel que voto a Sanchez, término votandole a Filippa.

Otro principio con el cual riñe la ley de lemas el de la simple pluralidad de sufragios, al respecto nuestra Constitución Provincial dice:

Art. 163. - Todas las autoridades municipales son elegidas en forma directa. Los intendentes a simple pluralidad de sufragios; los concejales y los miembros de las comisiones de fomento, por el sistema de representación proporcional.

Simple pluralidad de sufragios significa que aquel candidato que más votos obtiene, es el ganador. Esto que parece lógico, se convierte en tramposo con la aplicación de la ley de lemas. Pongamos nuevamente un ejemplo de lo que ocurrió en nuestra localidad en las elecciones del año 2011. En estas elecciones el candidato más votado fue Cladio Filippa,con alrededor de 6 mil votos, sin embargo el ganador, Marcelo Sanchez, llegó a la intendencia con cerca de 3800 votos casi la mitad de los votos obtenidos por el candidato más votado.

Queda claro la ley de lemas no cumple con este principio de elección de intendentes a simple pluralidad de sufragios.

Como tercer objeción, no podemos dejar de mencionar que la ley de lemas no cumple con la exigencia constitucional de representación de las minorías. Esta ley establece, para los cargos legislativos municipales, la aplicación del sistema de representación proporcional empleado para la distribución de las bancas de la cámara de diputados, sin resguardar la representación de la Minoría. Sobre esta cuestión la Constitución provincial es muy clara.

Art. 48.- El régimen electoral para la Provincia será establecido por la ley, que deberá ajustarse a lo siguiente: (…)

5. El sistema electoral que regirá para la integración de los cuerpos colegiados deberá conceder, bajo pena de nulidad, representación a la minoría o minorías, que no podrá ser inferior al tercio del total.

Esa exigencia no es cumplida por la ley, trayendo nefastas consecuencias: el monopolio del debate político en el órgano legislativo, diametralmente opuesto a lo que se pretende en un gobierno democrático, a saber, la pluralidad de opiniones, la búsqueda de consenso entre los diferentes sectores y de la participación activa de las minorías, entre otras. Este sistema vigente tiende a establecerla “tirania de la mayoria” y justamente esto fue lo que trató de evitar el constituyente.

A todas estas falencias legales, se le debe sumar la gran dificultad que significa para el elector tener que concurrir a votar a mesas donde hay decenas de boletas. Se han vistos casos que rozan el dislate, con mesas donde habían más de 40 boletas distintas, tergiversándose totalemente el proceso electivo.

Dicho esto acerca de las razones por la cual se debe derogar esta ley, resta analizar por que razón se aplica esta ley provincial en las elecciones municipales, partiendo del hecho de que el municipio es autónomo, es decir, se puede dictar sus propias normas. La misma Carta Orgánica municipal se encarga de dejar bien en claro la potestad para sancionar su propio régimen electoral:

Art. 229: El Concejo Deliberante sancionará una Ordenanza Electoral, acatando todo lo estipulado en este capítulo, y medio del cual, creará el Tribunal Electoral Municipal y garantizará la representación de las minorías, y el sistema D'Hont de representación proporcional para la elección de los concejales y miembros del Tribunal de cuentas Municipal, y teniendo en cuenta al Municipio de Puerto Iguazú como distrito único.

No obstante, la misma Carta Organica se encarga de aclarar:

Artículo 227°: Regirán en el ámbito municipal, las normas electorales establecidas para las elecciones provinciales, hasta tanto sea sancionada la Ordenanza Electoral Municipal.

Es decir que la ley de lemas provincial rige en nuestra localidad con carácter supletorio, estando facultado el gobierno local, a través de sus órganos competentes, de sancionar un régimen electoral propio y distinto del provincial, siempre dentro del marco de los principios básicos establecido por normas superiores. El Municipio también tiene potestad para crear un tribunal electoral propio.

Actualmente Puerto Iguazú se rige por la norma provincial ante la existencia de un vacío legal en materia electoral.

La discusión que plantea esto versa sobre si es conveniente desde el punto de vista económico y técnico, tener un régimen propio y un tribunal electoral propio, lo cual empicaría salir de la órbita del tribunal electoral provincial en todo aquello que refiera a elecciones municipales.

Consideramos que Derogar la ley de lemas e implementar un sistema electoral directo y transparente, complementado con una ley de primarias abiertas y obligatorias, es la salida más adecuada. Ello permitiría unificar el sistema en todos los municipios (por idénticos motivos todos los municipios se rigen por la ley provincial), sin quitarle atribución al tribunal electoral provincial.

En fin, es imperioso comenzar a debatir con seriedad la reforma de nuestro régimen electoral, orientando la mirada hacia procesos electorales que cumplan con los parámetros constitucionales, que favorezcan a la transparencia y simplicidad a la hora de emitir el voto y que fortalezcan la democracia en nuestra provincia.

No puede dejar de hacerse mención que el sistema de boleta única e impresión electrónica de voto también son temas que deberían incorporarse a la agenda política de los dirigentes.

Se debe seguir trabajando arduamente para que la democracia provincial sea aplicada y funcione de la mejor manera. Pulirla hasta llegar al sistema más justo posible.

Después de todo, como decía Winston Churchill “La democracia es la peor forma de gobierno, con excepción de todas las demás…”

Escribe

columnas_kevinflorentin * Kevin Florentín
Abogado.
Concejal Unión Cívica Radical

COMENTARIOS

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Los comentarios que Iguazú Noticias considere inapropiados podrán ser borrados.

By | 2017-05-01T19:57:18+00:00 Marzo 23rd, 2016|Comentarios desactivados en Ley de Lemas: una trampa incostitucional