El Gobierno dispuso este jueves el pago de una «asignación estímulo» de $5000 durante los meses de abril, mayo, junio y julio a todos los trabajadores del ámbito de la Salud que se encuentran realizando tareas relacionadas al combate del Coronavirus.

La medida alcanzará a «los trabajadores y las trabajadoras profesionales, técnicos y técnicas, auxiliares y ayudantes en relación de dependencia que presten servicios, en forma presencial y efectiva, relacionados con la salud, en instituciones asistenciales del sistema público, privado y de la seguridad social, abocadas al manejo de casos relacionados con la pandemia de COVID-19».

Según el DNU, el pago de la asignación es de carácter no remunerativo y estará a cargo del Estado nacional y sujeto a la efectiva prestación de servicios. Si durante el período establecido, algún trabajador no hubieren cumplido con la asistencia al lugar de trabajo, total o parcialmente, en forma justificada, la suma a abonar se ajustará proporcionalmente a la efectiva prestación del servicio, con excepción de los casos afectados por la enfermedad conforme los protocolos vigentes, que recibirán la asignación completa.

Los trabajadores y las trabajadoras de salud que perciban remuneración de más de un empleador, solo percibirán el incentivo por uno de sus empleos. Para el caso de los que se desarrollen en tareas discontinuas o a tiempo parcial o bajo el régimen de jornada reducida legal o convencional, el incentivo extraordinario resultante será proporcional a la jornada cumplida.

Los establecimientos deberán hacer un listado con el personal en forma de Declaración Jurada, y la AFIP queda facultada para verificar la veracidad de las declaraciones presentadas.

El decreto establece los argumentos por los que el Gobierne decidió otorgar el beneficio. En primer lugar aclara que los trabajadores de los servicios de Salud fueron declarados como personal esencial por el Decreto N° 297/20, que ordenó el aislamiento obligatorio; y por lo tanto no pueden acogerse a la suspensión del deber de asistencia que establecen tales normas, sin perjuicio de que sus familiares se encuentran atravesando las mismas dificultades que el resto de la población.

En segundo lugar, porque «su exposición al riesgo de contagio es mayor que el de las demás personas porque su disponibilidad y presencia en contacto directo con los afectados y las afectadas por Covid-19 y con material en contacto directo con ellas y ellos, o por su exposición a sectores que concentran alta carga viral, resulta esencial para alcanzar los objetivos de mitigación y los protocolos de actuación definidos por la Autoridad Sanitaria».

La resolución también destaca que «se ha reconocido en todo el mundo la calidad, el empeño y la dedicación que desarrollan los trabajadores y las trabajadoras de la salud de nuestro país».

También reconoce que, en la situación actual, «resulta necesaria la adopción de medidas que estimulen la labor» de los trabajadores de la salud, sea en el sector público, privado y de la seguridad social.