El presidente puso el foco en los balances de las empresas distribuidoras, pero descartó que se evalúe estatizarlas. Reiteró que Argentina no puede pagar su deuda.

Puerto Iguazú (IN). El Presidente, Alberto Fernández, señaló este lunes que la intención del gobierno es “avanzar con una revisión seria del esquema tarifario de la Argentina”, aunque descartó que la idea sea estatizar a las empresas energéticas. Reiteró que “objetivamente no podemos cumplir” con los compromisos de la deuda externa y pidió “prudencia mediática”. Por otro lado, explicó que las restricciones cambiarias y el impuesto PAIS, que supone un recargo del 30 por ciento en la compra de dólares para atesoramiento y en los gastos en el exterior, vienen a paliar un problema de falta de dólares. Por lo pronto, no se evalúa una flexibilización del esquema cambiario. El mandatario subrayó la importancia de haber cosechado en el exterior apoyos políticos a la renegociación de la deuda.

«Tengo la impresión de que en la Argentina hay que hacer una revisión de todo, porque estos años que pasaron se cobraron unas tarifas enormes, en dólares, y vimos que sube la temperatura y se corta la luz y eso es falta de inversión. Pero nos decían que había que subir las tarifas para garantizar inversión», indicó Fernández en declaraciones a Radio Continental. “No puede haber servicios públicos en dólares, en una economía que funciona en pesos, porque eso genera una distorsión. Cuando uno mira los balances de las empresas distribuidoras se da cuenta de que han ganado muchísima plata. Entonces, pareciera ser, han tenido una tarifa mucho más alta de la que objetivamente necesitaban», agregó el Presidente. De todas maneras, aclaró que la intención no es estatizar a las empresas distribuidoras sino “ordenar el esquema tarifario».

Por el lado de la deuda, Fernández reiteró que «objetivamente no podemos cumplir, no hay ninguna posibilidad de pagar la deuda. Si lo hiciéramos en estas condiciones, estaríamos subsumiendo a la economía argentina en una postración absoluta». «Con el Fondo estamos empezando a hablar. Tanto con el Fondo como con los acreedores privados son negociaciones que recién empiezan, hay que darles tiempo, como a toda negociación, hay que hacerla con prudencia mediática y con mucho cuidado. Esta semana viene el Fondo para trabajar con nosotros y a partir de allí veremos cómo avanzaremos», indicó Fernández.

A la hora de sumar fortalezas de cara a la renegociación de la deuda, Alberto resaltó la «respuesta de apoyo muy importante recibida de parte de los gobiernos de Italia, España, Francia y Alemania». «En todos los casos pudimos contarles qué es lo que queremos hacer y qué necesitamos. La gira europea fue mucho más que productiva. Esto nos ayuda a estar dentro de este mundo globalizado», agregó.

El mandatario se refirió a la función que cumple la restricción a la compra de divisas de 200 dólares por mes y el impuesto PAIS, que recarga con un 30 por ciento la compra de dólares para atesorar, viajes y gastos en el exterior. «El problema que nos dejó Mauricio Macri es que no hay dólares en la Argentina, y como no hay divisas, y las que hay las necesitamos para pagar insumos y producir, preferimos preservar esos dólares. La restricción a la compra no es una medida que me guste, pero por el momento, no veo una solución a ese problema. Por ahora se va a mantener. Tampoco se está evaluando suspender ni modificar el incremento del 30 por ciento», dijo. «Le pedimos a la gente que veranee en Argentina y trate de evitar llevarse los dólares al exterior, porque no es que le estamos quitando el derecho, sino que le decimos que cada dólar que sale al país le cuesta mucho», siguió.