Un gigante invisible. ¿El Lobo Gargantilla está extinto?

Iguazú (IN). Tanto el río Iguazú como el arroyo Urugua-í podrían ser su último refugio en nuestra región de Selva Paranaense, conformando el límite sur de su amplia distribución continental que fue extremadamente fragmentada.

0657

El “Lobo Gargantilla”, también es conocido como Nutria Gigante, Lobo Grande, Ariraí, Ariraña o Giant otter (Pteronura brasiliensis) e históricamente habitó gran parte del Litoral Argentino.

Era previsible la desaparición de poblaciones locales estables, dada la transformación y destrucción de hábitat sumado a la falta de corredores biológicos.

Su presencia en nuestro país había sido registrada por última vez hace tres décadas (1986) y es por esto que en Argentina la Sociedad Argentina para el Estudio de los Mamíferos (SAREM) lo considera En Peligro Crítico y la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN), probablemente Extinto.

“Su cuerpo era ancho y marrón oscuro, tanto lomo como vientre, sin manchas significativas. Salvo por una gran marca blanca bajo su gargantilla. En su pecho poseía unas tres o cuatro, un poco más pequeñas, que parecían salpicaduras color crema. Al pasar por debajo del piso de rejilla de la pasarela, nadando a favor de la corriente, su tamaño me recordó al de una persona… por lo que calculo que mediría alrededor de 1,80 mts de cola a cabeza. Con seguridad más de un metro”.

Este fue el relato de Iván Ruiz Barranco en una carta enviada al Centro de Investigaciones Ecológicas Subtropicales (CIES). Tiene 19 años, es estudiante y fotógrafo de la naturaleza; de origen español. En abril del 2010, recorría maravillas naturales de nuestro país junto a su familia y observó en las pasarelas de Garganta del Diablo, Parque Nacional Iguazú (PNI) una nutria distinta a la que tienen en Europa. Al informarse a través de bibliografía en internet y considerar que se trataba de una especie en un estado de conservación crítico, no dudó en contactarse para compartir su avistaje.

“Lo que más me llamó la atención fue su cara redonda, era diferente, entre nutria y persona. No se parecía a la cara de la nutria ‘normal’”, afirmaba Iván en respuesta a nuestras consultas.

El Lobo Gargantilla puede medir hasta 2,4 metros de largo total y en sus patas posee membranas interdigitales que le confieren un gran poder y facilidad para moverse en el agua; en conjunto a su gran masa muscular, lo convierten en un animal muy fuerte. Se alimenta principalmente de peces.

Si bien las poblaciones actuales en la región son consideradas extintas o con números bajísimos, ocasionalmente podrían avistarse individuos jóvenes que exploran territorios aguas abajo, desde Brasil y llegan al PNI – Río Iguazú Superior. Cabe destacar que no existen estudios actuales sobre aspectos poblacionales ni tampoco del uso de hábitat para esta especie en esta región.

Foto: Ptenorura brasiliensis sorprendido por la cámara. (Foto: A. Bosso – J. Raggio)

By | 2016-03-11T16:20:49+00:00 marzo 11th, 2016|Ecología, Portada Bloque Izquierdo, Puerto Iguazú|0 Comments