Hogar de Día de Iguazú: Resaltan trabajo organizado y autogestión

Iguazú (IN). La organización, autogestión y el trabajo en equipo fue destacado por los coordinadores del Hogar de Día de Puerto Iguazú, que a poco más de un año de funcionamiento presentaron un balance, con el fin de dar cuenta de las acciones, intermediaciones y avances que se lograron con los niños y las familias participantes de la institución, ubicada en avenida 25 de Mayo y Río Paraná.

https://twitter.com/noticiasdel6 https://www.facebook.com/canalseisposadas

Con 190 niños y adolescentes admitidos, con una asistencia de más de 50 chicos de lunes a viernes, en el Hogar de Día, que depende de la Subsecretaría de Atención Integral Comunitaria de la Niñez, Adolescencia y Familia, se subrayó que la comunicación se distingue en el trabajo en equipo y la buena relación en cuanto a la articulación en red con las demás instituciones para rescatar a los niños, jóvenes y sus familias del riesgo social.

Los coordinadores del equipo técnico, Marisa Osicka, de Educación Hugo López y de Apoyo y Servicios Auxiliares Mario Olivera presentaron las distintas acciones y áreas que fueron creadas en el Hogar para el desarrollo de las actividades, así como las articulaciones que permitieron resolver diversas situaciones por los Derechos de los Niños, Niñas y Adolescentes.
Osicka indicó que entre las actuaciones a destacar “se brindó un espacio de reinserción social a las personas con dificultades psico-emocionales, como la depresión, ataques de pánico, trastornos, de ansiedad a través del proyecto “Ayudando a Ayudar”. También se abordaron y contuvieron 4 casos de embarazo adolescente.

En el marco de las revinculaciones, se trabajó con 7 niños aborígenes que se hallaban en situación de calle, también hubo visita a sus comunidades para brindarles herramientas de ayuda en su espacio natural.
En este sentido, se logró la vinculación y acompañamiento de 6 familias con sus progenitores privados de la libertad.

Por otra parte, se comenzó con la capacitación jurídico-comunicacional a supervisores, directivos y docentes para el abordaje de distintas situaciones que se detecten en los establecimientos escolares.

El área de educación, que tiene a su cargo el Coordinador Hugo López, brinda 28 talleres no formales, entre ellos apoyo escolar, hilandería, artística, huerta, panadería y pastelería, taekwondo, hockey, reciclado de palets, reutilización de maderas, fútbol de salón, costura entre otros.

En la inserción escolar, una de las cuestiones sobresalientes, es que se logró el 100 por ciento, una de las premisas al momento de ser admitidos los participantes es que concurran a la escuela.

El coordinador de Apoyo y Servicios, Mario Olivera, en tanto, enumeró la importancia del mantenimiento del edificio, para que se encuentre en condiciones, así como los móviles, para el desarrollo normal de las actividades y el traslado de los participantes.

La presentación del balance se realizó la semana pasada en el Hogar de Iguazú. Pero además de los números, las articulaciones encierran numerosas historias que emocionaron y emocionan hasta las lágrimas. Una de ellas es la de un chico de 11 años que se dedicaba a cuidar autos en el centro de Iguazú, en ocasiones vendía piedras preciosas. No tenía un lugar fijo donde pasar la noche y cada día era una aventura, no siempre con anécdotas lindas para recordar. Algunas veces, el niño dormía en algún albergue clandestino, otras bajo la mesa de algún restaurante o en la plaza Rolón. De estos sitios, el móvil y personal del Hogar lo buscaba diariamente.

Una vez que entró en confianza contó su historia, la que empezó en las calles cuando tenía 4 años, con la venta de bollos de la mano de un vecino, luego siguió lustrando zapatos. La calle se convirtió en su refugio y a corta edad se inició en el consumo de alcohol y otras sustancias.

Aunque el equipo técnico intentaba no podía contactarse con la madre del chico, hasta que un día una situación límite desencadenó el anhelado encuentro. Se trataba de una familia desvinculada, sin límites, sin contención de la mamá, padre ausente y padrastro violento.

Finalmente, mediante el minucioso e intensivo trabajo del equipo de profesionales se logró que la madre del chico asuma su rol, se fortaleció el vínculo y actualmente el niño está terminando el 3º grado y duerme todas las noches en la casa con su mamá. Asiste diariamente al Hogar y la calle como refugio quedó hace varios meses en el pasado.

By | 2015-12-01T15:47:48+00:00 diciembre 1st, 2015|Puerto Iguazú, Sociedad|0 Comments