Joven novelista de Iguazú presentó su libro “Recuerdos de invierno”

Iguazú (IN). Belén Nargang, joven escritora de nuestra ciudad, presentó ayer domingo su primer libro, “Recuerdos de invierno”, en un conocido shopping céntrico de Puerto Iguazú.

Belén, de 22 años, explicó que “es una novela de ficción, donde la protagonista es un espíritu, se trata de una chica que no pudo lograr todo aquello que quiso en vida, además de haberse muerto rodeada de mentiras”.

Nargang, nacida en Puerto Iguazú, presenta en la historia una temática poco abordada por los escritores misioneros: “Me llamo Guadalupe y tengo 22 años, estoy desprendida de mi cuerpo hace varios meses, y me hice de un amigo nuevo, Liam”.

“Vagamos por la ciudad de Bariloche buscando algo que por lo menos nos haga ver otra manera de ser felices, conformes, descansados. Muchos nos olvidaron, muchos no”.

“Me encontré con Pi hace poco, una viejita bastante risueña y sabia. Me dijo que puede costarme llegar a mi cometido, pero si sé hacer lo que ella me dice, me podré ir tranquila de mi destino ambulante.”

“Pensé que sería fácil, pero no. Ya no duermo, ni me alimento. Simplemente vuelo y observo, me apeno y me divierto, es lo único que los espíritus pueden hacer, ¿o no?”, con estas palabras la autora introduce al lector a su novela, de más de 200 páginas, cuyos primeros capítulos se encuentran en su blog personal: https://belennargang.wordpress.com.

La presentación del libro contó con la presencia del presidente de la Sociedad Argentina de Escritores filial Misiones, Anibal Silvero, además de jóvenes integrantes de un nuevo grupo literario eldoradense, escritores de Puerto Iguazú, y parientes y amigos de la joven novelista.

Belén Nargang, por ella misma

“Nací en Puerto Iguazú, el día 13 de Enero de 1993. Mi madre Isabel, me enseñó a leer cuando tenía 4 años de edad. Ya a los 5, era una cuentacuentos de la sala inicial. Siempre tuve una cabeza muy imaginativa a ciertos temas que me interesaban.
Como las crónicas policiales, los melodramas o las comedias románticas. Escribía muchas cosas cuando era más pequeña, mas cuentos que poesía, que siempre estos primeros resultaban extensos. Nunca pude termina una historia, en realidad nunca pude, siempre quise saber cómo siguen los personajes, si terminan felices o tristes, si viven o mueren. Tengo una hija, Gianella de 4 años, la que usualmente nació con el hemisferio artístico, no del todo desarrollado”.

“Digo no del todo porque llora todas las veces que tiene que agarrar un lápiz y ponerse a escribir. Pero adora agarrar el lápiz, para rayar paredes, rayarse el rostro o pintar las cosas que puede, además de usarlo también como micrófono. Esperemos que sea artista, de algún tipo, pero que lo sea. La mayoría de mis textos hablan sobre la muerte, no es porque soy fanática de ello. Sino porque la palabra en sí, es algo a la que la gente deberá afrontar en algún momento de la vida”.

“Mi primera novela, Recuerdos de Invierno, trata sobre el alma de una chica, que no pudo lograr todo aquello que quiso en vida, además de haberse muerto rodeada de mentiras. Y el cuento de Las niñas del campo, es un cuento, basado en una pesadilla. Es algo bastante ilógico que escriba sobre seres tenebrosos, muerte o esotérica, porque cabe aclarar que soy una persona muy enemiga de las películas de terror. Me gusta basarme más en lo que mi mente se imagina, antes que llegar a ver ciertas cosas que realmente me caen mal, como explícitamente lo muestra una película de terror. Espero crecer en este ámbito artístico, que es la escritura”.

“Me ha ayudado a sacarme el estrés, a inventar nuevas historias en las que me siento participe, en las que me siento con ganas de sopapear a alguien o solamente esperar que tomen forma propia y abrazarlos hasta que los descuartice.

By | 2015-10-13T09:48:34+00:00 octubre 13th, 2015|Cultura, Puerto Iguazú, Sociedad|0 Comments