Escándalo en el Vaticano: Monseñor Charamsa se declaró públicamente homosexual

Un teólogo del Vaticano, Monseñor Krzysztof Charamsa, reconoció públicamente su homosexualidad en una entrevista con el diario italiano “Corriere della Sera” publicada hoy, en la víspera del inicio del Sínodo de la Familia.

DPA
El teólogo vive desde hace 17 años en Roma, es secretario adjunto de la Comisión Teológica Internacional, adscrita a la Congregación para la Doctrina de la Fe, y da clases de teología entre otros en la Pontificia Universidad Gregoriana.

0312    Foto: El cura con su pareja. (EFE)

Monseñor Krzysztof Charamsa de 43 años desató la ira del portavoz Federico Lombardi, quien ya anunció que será expulsado. El polaco es secretario adjunto de la Comisión Teológica Internacional, adscrita a la Congregación para la Doctrina de la Fe.

“Quiero que la Iglesia y mi comunidad sepan quién soy: un sacerdote homosexual, feliz y orgulloso de mi identidad”, señaló el polaco Krzysztof Charamsa, de 43 años.

Charamsa dijo estar dispuesto a asumir las consecuencias de su decisión de hablar del tema, inclusive la pérdida de su trabajo. En una primera reacción, el Vaticano lo criticó en duros términos.

El periódico afirma que es el primer teólogo activo en el Vaticano que reconoce su homosexualidad.

Según declara en la entrevista, tiene además una pareja estable. “Ha llegado el momento de que la Iglesia abra los ojos a los fieles homosexuales y que entienda que la solución que propone, que es la total abstinencia en la vida amorosa, es inhumana”, afirmó Charamsa.

Desde mañana se reúnen en Roma 270 cardenales, obispos y sacerdotes para debatir cuestiones como el matrimonio, la familia y también polémicas como la relación con los divorciados vueltos a casar, la anticoncepción, el aborto y los homosexuales. La Iglesia se opone a las relaciones entre personas del mismo sexo.

“Quiero decirle al Sínodo que el amor homosexual es un amor familiar, que necesita de la familia. Cada persona, también los gays, las lesbianas y los transexuales, llevan en su corazón un deseo de amor y de familiaridad. Toda persona tiene el derecho al amor y este amor debe estar protegido por la sociedad, por las leyes”, señala Charamsa.

“Llega un día en que algo se rompe dentro de ti y no puedes más”, señala el sacerdote cuando se le pregunta por qué ha decidido hacer pública ahora su situación, de la que ha informado también al papa Francisco en una carta.

“Si no soy transparente, si no me acepto, no puedo ser un buen sacerdote porque de esa forma no podré seguir el camino de la felicidad hacia Dios”, añade, y subraya que la Iglesia no sigue el ritmo de los tiempos en el reconocimiento de cuestiones que tocan a la vida íntima de las personas.

El portavoz del Vaticano, Federico Lombardi, reaccionó indignado. “La decisión de hacer unas declaraciones así de llamativas justo la víspera de la apertura del Sínodo es muy grave e irresponsable, porque su objetivo es someter a la asamblea del Sínodo a una indebida presión mediática”, indicó el portavoz.

Seguramente Charamsa no podrá seguir ejerciendo sus tareas en la Congregación para la Doctrina de la Fe ni en la universidad, añadió. DPA

 

By | 2015-10-03T21:04:53+00:00 octubre 3rd, 2015|MUNDO, Puerto Iguazú, Sociedad|0 Comments