El Arsat-2 argentino ya rumbo al espacio

A las 17.30 despegó desde Guayana francesa el cohete Ariane 5 y media hora después el satélite geoestacionario Arsat-2 se desacopló con éxito y emprendió su viaje para ubicarse en su órbita final, a 36.000 kilómetros de la Tierra. (VER VIDEO)

Se trata del segundo satélite de ese tipo fabricado por la empresa estatal rionegrina Invap y permitirá ampliar la cobertura de servicios de telecomunicaciones a todo el continente americano.

Esta mañana, a horas del lanzamiento del Arsat-2, el gerente del Instituto de Investigaciones Aplicadas (Invap), Héctor Otegui, celebró que el país esté entre los 10 únicos países capaces de construir satélites y aseguró que el aparato que despegará desde la Guayana Francesa “no sólo tiene una función social sino que representa un beneficio para Argentina, que recuperará en pocos años la inversión total del costo del satélite”.

El satélite integra en su plataforma antenas de banda C para aumentar la capacidad de transferencia de contenidos audiovisuales y ofrecer la distribución en los mercados hispanoparlantes de Centro y Norteamérica de los contenidos producidos por la industria cinematográfica y televisiva en castellano. Mientras que el Arsat-1 -lanzado el 16 de octubre de 2014- cuenta con una antena única en banda Ku que centra su emisión en el territorio nacional, el Arsat-2 tiene tres antenas, dos desplegables y una fija, que emiten en dos bandas, Ku y C.

La transmisión en banda Ku del Arsat-2 refuerza la misión territorial y socialmente integradora de su antecesor a nivel nacional, al tiempo que la banda C ofrece dos ventajas en cobertura panamericana: no sufre atenuación por lluvias e históricamente ha sido la primera opción para la transmisión satelital de televisión, lo que permite ofrecer alquiler de servicio para exportación de contenidos audiovisuales.

El nuevo satélite ocupará la posición 81° Oeste y se integrará al Sistema Satelital Geoestacionario Argentino de Telecomunicaciones (Ssgat) que ya cuenta con el Arsat-1 que presta servicio en la posición 72° Oeste; y a los que luego se les sumará el Arsat-3, actualmente en fase de desarrollo.

Otegui, en diálogo con a Radio Delta, explicó que el Arsat-2 tendrá una cobertura mayor, “de polo a polo”, en comparación con el primer satélite geoestacionario lanzado por la Argentina el año pasado, y precisó que “la facturación por la venta de servicios alcanzará los 600 millones de dólares al cabo de los 15 años que durará la vida útil del aparato.

“El Arsat-1 que vende servicios de comunicación desde hace casi un año con una facturación anual prevista de 35 millones por año recuperará la inversión en poco tiempo y lo mismo Arsat-2, que tendrá una cobertura aun mayor”, aclaró el titular del Invap.

Fuente: Página 12

By | 2015-09-30T18:01:12+00:00 septiembre 30th, 2015|MUNDO, PAÍS, Puerto Iguazú, Sociedad, Tecnología|0 Comments